lunes, 7 de abril de 2014

Cristalosistemas [1]

Toda forma, todo espacio y toda estructura (sideral, corpuscular, neuronal, bacteriana, electrónica, etc) se constituye a partir de un patrón reticular determinado o incierto. 

Es así como por ejemplo, los átomos se constituyen estructuradamente en formas geométricas repetitivas conformando enlaces estructurales electrónicos, ya sea con carga positiva (ej. protón) o carga electrónica negativa (ej. anti-protón).Y es a partir de este orden reticular, que tanto la materia visible como la anti-materia conforman fenómenos físicos o cuánticos definidos predecibles (con grado de certeza) o impredeciblemente (con grado de incertidumbre). 
Cada unidad atómica puede ser estudiada y experimentada en mayor o menor medida, dependiendo del grado de entendimiento que se tenga de esta concepción de las cosas.
Por una parte la materia ordinaria puede ser estudiada a través de la química, física clásica [regida por la mecánica clásica] y geometría clásica, en tanto la anti-materia puede ser estudiada, analizada y experimentada mediante la química de frecuencia*, la mecánica cuántica, la geometría espacial* [que comprende la reticulación, la fractalidad y la formación tridimensional].
         Esto en resumen.

Por otra parte, el arte, el diseño, la arquitectura desarrollada eficientemente, es sabido que posee una medida teórica para la relación armónica de toda esta constitución reticular denominada "proporción áurea".
Es esta, una forma teórica de conformar de manera eficiente no sólo rostros y cuerpos, como inicialmente los romanos lo hacían con sus esculturas y obras arte-arquitectónicas, sino que luego, Leonardo da Vinci y ya hoy en día la detección algorítmica de rostros (a través de sistemas informáticos).

También podemos encontrar indicios de esta concepción reticular en la electrónica y la ingeniería de materiales de avanzada (en nanotecnología por ejemplo el grafeno, el plástico conductor SU-8, el cine, entre otros -debo hacer hincapié en que todo esto, que es más que nada avances de las últimas generaciones son producto del entendimiento de los sistemas orgánicos existentes apoyados de la aplicación de innovación sistemática (en la que también podemos encontrar la física visual)- en las que podemos encontrar la fuerte influencia de la reticulación.
Por ejemplo, en la electrónica avanzada la reticulación mencionada se conoce como electrónica fractal, y es la responsable de la mayor cantidad de avances y confort a nivel electrónico. Nombrando por ejemplo el minimalismo electrónico impulsado principalmente por Steve Jobs.
En cuanto a la ingeniería de materiales como por ejemplo la del grafeno, su constitución estructural a nivel nanométrico, está conformada cristalográficamente mediante una red de hexágonos, lo que le confiere su resistencia elevada.
El plástico conductor SU-8 es resultado de una estructura química geométrica nanoscópica y esta propiedad la que hace posible su dualidad conductiva.
En el cine, para el desarrollo de escenas en las que existe interacción con fuego, humo, generación de ambientes extraños se utiliza programas algorítmicos regidos por códigos fractales y esta la magia que hace posible tal nivel de realidad  y vividez (un ejemplo de esto muy conocido es en el desarrollo del demonio de fuego Balrogs de El Señor de los Anillos). También para el desarrollo de estructuras se utilizan programas de prototiopado 3D en el que trama reticular juega un rol fundamental.


jueves, 13 de marzo de 2014

Un instante

 Nada más puedo hoy, deleitarme con tu mirada tras esta pantalla
y escribirte poesía polimorfa sobre una superficie de mosaicos.
Tan sólo puedo escuchar tu voz revotando en mi mente, activada 
a ratos por tu imagen dibujada sobre infinitos pixeles frente mis ojos.

Nada, nada más puedo hacer hoy. más que letras,
un alfabeto codificado en la red conformando palabras.
Y nada, no soy nada para ellos, pero eso es lo de menos 
si soy un instante en el brillo de tu mirada.

lunes, 3 de marzo de 2014

Enceguecer

Y fue entonces que comprendí que todos esos fantasma era yo mismo, así que decidí resolver el asunto. Volví a cerrar los ojos, aún seguían ahí -como en un tiempo aparte- los invité a un viaje. Recorrimos bosques, desiertos, montañas y espacios siderales, rondamos infiernos y tierras celestiales y aún así no encontraba el lugar apropiado. Había un lugar donde no habíamos ido, así que nos adentramos, pero al cabo de unos pasos hacia ese lugar, enceguecieron. La oscuridad era tal en ese lugar -mi interior- que los encegueció. Y desde ese momento yo soy el lazarillo.

jueves, 30 de enero de 2014

Nadira

No conozco al herrero, tampoco la matriz. Tan sólo conozco -a través de sus ojos castaña- la pasión con que herrero y matriz forjaron bajo la luna del oriente, aquella Estrella del Norte que hoy conocí.

Priscilla

Te miro, te observo, te admiro y no puedo encontrar algo que no me guste. Cada curva de tu cuerpo, cada línea que dibuja tu cabello y cada espacio que hay entre ellos parece estar justo en su lugar y en su justa medida. Te vuelvo a observar -quiero encontrar algo que no me guste- y comienzo nuevamente a perderme en los surcos marrones de tus ojos, en cada trazo definido de tus labios y la bicoloridad de tu cabello. La verdad, es que el espacio es ínfimo para detallar con precisión cada detalle. Y yo, sólo quiero conocer ese interior que pareces ocultarme. Y yo, que sólo quiero perderme en ti y conocer todas las palabras de tu mente que no me dices.

Mujer

Te he soñado nunca y mis besos no han compartido caricias con los tuyos. Te he conocido hace un instante. Y la pasión -esta- que es fruto delo que nos decimos sin hablar, quiere dar cada instante para recorrer el universo de tu cuerpo.

Fran

He intentado descubrir que miran esos ojos, he intentado saber que dicen esos labios e incluso he intentado adivinar que es lo que piensas. Ahora caigo en cuenta que nunca debí intentar alguna de las cosas que te mencioné... ahora es cuando. Ahora es, y en cuanto intente, no conoceré la furia de esos pequeños ojos achinados, ni la rabia de esos labios tiernamente definidos, ni permanecer siquiera un instante cósmico en tu inquietante mente. Ahora es cuando, y el sol nos espera todas las tardes con un rojo violeta antes del anochecer.